PESCA CONFINADA Y TRUTTACAT

      Comentarios desactivados en PESCA CONFINADA Y TRUTTACAT
Redes Sociales

Un artículo de Jesús Reina
El mismo día que se abría la temporada de pesca, se cerraron los ríos, y con ellos el mundo entero, porque tras meses de espera, miles de deportistas y aficionados a la pesca se recluyeron entre sus paredes habitacionales, espacios donde ahogar recuerdos de una intensa actividad piscatoria durante la fresca mañana, bajo el reflejo de la luz cenital, o quizá, al amparo de un frenético sereno.
En estos días de confinamiento, se recurre a la memoria, a compartir imágenes de simbiosis fluvial, al debate en redes con otros compañeros igualmente privados de esta necesidad vital, muchos de ellos, volcados en la creatividad del montaje de moscas con las que afrontar el anhelado futuro.
La pesca da para mucho, porque no sólo es pasión, deporte o competición, también es concienciación, responsabilidad, y sobre todo, mucha curiosidad, porque la exploración del medio natural es de enorme complejidad, con variables múltiples, de lectura imprecisa. Por este motivo, y al objeto de infundir conocimiento entre los más jóvenes, la pasada temporada se puso en marcha un proyecto piloto de pesca colaborativa llamado “Truttacat”, vinculado a la selección catalana juvenil de salmónidos.
Doce deportistas participaron en 2019 en la iniciativa, con 216 jornadas de entrenamiento sobre 48 tramos de ríos catalanes, invirtiendo 640 horas de pesca hasta alcanzar unas 1800 observaciones en forma de captura y suelta, previa identificación de parámetros morfológicos y del fenotipo de truchas como bioindicadores de la calidad de esos ecosistemas, ofreciendo así, información valiosa para la universidad y el gestor.
El confinamiento ha servido, para que el grupo que rodea a este equipo de jóvenes catalanes se organice afrontando la presente temporada aún latente, constituyendo un conjunto de treinta personas dispuestas a colaborar en la toma de datos. Monitores, padres y otros pescadores responsables, los cuales ya están preparados para introducir sobre un cuaderno digital de río instalado en sus dispositivos móviles, el resultado de acciones de pesca que será recibida por los responsables técnicos del proyecto.
Durante estas dos primeras semanas de confinamiento, dichos responsables han analizado los datos de la temporada pasada, realizado cálculos y representado resultados mediante sistemas de información geográfica, configurando el primer mapa de calidad de este gran bioindicador de los ríos catalanes.
Como conclusión del pionero y singular trabajo, se ha podido confirmar la existencia generalizada de poblaciones de trucha mediterránea pura en los Pirineos de Lleida, concretamente en la Noguera Pallaresa, incrementándose el grado de introgresión con el alejamiento desde dicha cuenca. Por el contrario, las poblaciones de salmónidos en la provincia de Girona, presentan un grado variable de hibridación genética, aunque alguno de los chavales, ya pudo detectar la posible presencia de alguna micropoblación de trucha mediterránea pura en tramos aislados de cabecera, cuestión que será confirmada cuando podamos volver a los ríos a entrenar, a disfrutar, y a seguir colaborando con la ciencia.

oznor